La violencia se toma el fútbol europeo

Se cree que la violencia en el fútbol es solo cosa de Sudamérica, pero no es así. Europa se ha robado las primeras planas de los medios deportivos a nivel mundial por los hechos que ocurrieron este fin de semana, y que ponen en duda aquello que el del ‘Viejo Continente’ es un balompié más pulcro en cuanto a comportamientos.

El hecho más grave ocurrió en Grecia, donde la liga fue suspendida por tiempo indefinido ante lo sucedido en el encuentro entre el PAOK Salónica y el AEK Atenas, donde el presidente del primer elenco invadió el césped con una pistola.

Después que fuera anulada una acción de gol del equipo que preside, Ivan Savidis entró al campo de juego y mostró una pistola. Tras deliberar varios minutos, el referí del partido dio el encuentro a favor del PAOK, que de no ganar cedía el liderato.

Savidis y cuatro guardaespaldas tienen una orden de detención. Además, recibieron la reprimenda del Gobierno, que aseguró que esto empaña la lucha que se tiene desde hace tres años para sanear el fútbol griego.

Pero esto no fue lo único que pasó, en el duelo que Burnley le ganó 3-0 al West Ham de visita, los hinchas del cuadro ‘Hammer’ se metieron en el campo del Olímpico de Londres para recriminarle a los jugadores.

La tensión llegó a tal punto que el capitán del West Ham, Mark Noble, sacó un fanático a empujones. Además, los seguidores también intentaron increpar a los duelos del club de la Premier League, sin éxito.

El cuadro ‘Hammer’ está en la casilla 16 del fútbol inglés, con 3 unidades más que los equipos que están en zona de descenso.

Por último, pero no menos grave, en el balompié francés los ‘ultras’ de Lille invadieron el campo para agredir a sus jugadores, que están sumidos en una crisis que tiene al equipo al borde de la segunda división.

Y no solo invadieron en el empate 1-1 con Montpellier, sino que alcanzaron a agredir a varios jugadores, hasta que llegó la Policía y defendió a los deportistas.

Las sanciones para las tres plazas llegará tarde o temprano, pero lo que más preocupa de esta situación es que donde se supone el fútbol se mira con otros ojos, está pasando por los mismos trágicos momentos que vivimos en esta parte del charco. El fútbol se está volviendo una razón para expresar violencia, lo que no se puede permitir.

Compartir Publicación:
No Hay Comentarios

Dejar Un Comentario