¿Cuándo daremos la talla en la Libertadores?

Se pidió apoyo y no solo se llenó el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, sino que el día anterior cientos de fanáticos de Junior se aglomeraron a las afueras del hotel de concentración para cantar por sus jugadores, mismos que pasaron, en su gran mayoría, como si de cualquier llegada se tratara. Todos pedían la hazaña ante Boca Juniors.

Y es que no solo era vencer a un monstruo del continente, era eliminarlo. Muchos podrán decir que este Boca es pálido, que le falta sangre y que sus jugadores no están en un buen presente, pero esas palabras eran lo de menos. En los anaqueles de la historia no iba a decir que Junior sacó a un Boca malo o bueno, lo que tendrían escrito esa página de la historia sudamericana era que sacó a Boca.

La gente hizo lo suyo, sin importar lo que dijera tal o cual en la televisión o en la reapertura del Romelio Martínez. Una ola ‘rojiblanca’ quería hacer historia, pero los once del terreno de juego, los dos cambios y el técnico fallaron.

Y quiero ser claro, no creo que estos jugadores no hayan corrido o que no haya puesto “mística ovalada”, como diría Égdar Perea. Lo hicieron, unos más que otros, pero lo hicieron. El sinsabor queda porque es que nuevamente se deja pasar una oportunidad de oro, nuevamente el tren de las hazañas internacionales nos pasó por el lado y ni cuenta nos dimos.

El semestre pasado fue Flamengo, en 2011 fue Jaguares de Chiapas, en 2005 Boca nos dio un repaso, en 2001 fue Boca, en 2000 Atlas, en 1996 América y en 1994 Vélez (aunque esta fue por un penal, y en Argentina, por ende pasa un poco más). Queda una oportunidad más en Brasil, ante Palmeiras, nuevamente el tren pasará y veremos que estos jugadores, estos costosos jugadores, dan la talla que merece una Libertadores.

Compartir Publicación:
No Hay Comentarios

Dejar Un Comentario