A 15 años del retiro de Michael Jordan

16 de abril de 2003. Los Washington Wizards visitaban sin esperanza de pasar a los playoffs de la NBA a los Philadelphia 76ers, que eran comandados por uno de los grandes referentes de esa época del baloncesto, un tal Allen Iverson.

No obstante, el resultado o lo que hiciese Iverson poco importaba ese día, ni siquiera para sus aficionados. Esto porque aquel fue el último partido de Michael Jordan en la NBA, después de haber conseguido seis anillos con los míticos Chicago Bulls.

Jordan había regresado por segunda ocasión a la liga de baloncesto más importante de mundo, pero ya no para los Bulls, sino para los Wizards, equipo del cual era Presidente Operativo.

Fueron dos los años en los que ‘MJ23’ estuvo en el quinteto de la capital estadounidense, tiempo en el que logró números buenísimos, pese a estar cercano a los 40 años.

En la temporada 2001-2002 logró un promedio de 22.9 puntos, mientras que en la última de sus campañas sus guarismos bajaron a unos más que aceptables 20 puntos por juego.

Pero regresando a aquel choque, Jordan fue capaz de anotar 16 unidades y en los minutos finales se llevó una fuerte ovación de la fanaticada de los Sixers, que coreaba “queremos a Michael”.

A falta de 1:44 para que el partido acabara, Michael anotó los dos últimos tiros libres de su gloriosa carrera, fueron esos los dos últimos cestos que de manera profesional anotaría el más relevante jugador que ha pisado la NBA.

Seis anillos, seis veces MVP de las Finales, 14 veces All-Star, en cinco ocasiones MVP de la Temporada Regular, dos medallas de oro de Juegos Olímpicos, Mejor Defensor del Año una vez, Rookie del Año, dos Concursos de Mates, mayor promedio anotador en una carrera (30,1) y cuarto mayor anotador en la historia de la NBA (32.392) fueron algunos de sus logros.

Compartir Publicación:
No Hay Comentarios

Dejar Un Comentario